Quienes trabajen en un restaurante o estén acostumbrados a cocinar muy a menudo, sabrán que existen dos grandes enemigos de la cocina. El primero de ellos son los animales. Un gato, un pequeño ratón, una cucaracha, moscas o pequeñas hormigas o escarabajos. Hay unos más…