En este mundo cruel, atropellar a un gato no tiene mayores consecuencias que una visita al mecánico. Si el gato sigue con vida, bien por él. Y, si no, encima culparemos al pobre animal de los posibles gastos económicos (si es que los hay) causados…