Crazy Taxi y su segunda parte son dos de mis juegos favoritos en Dreamcast, en los que  he emulado durante incontables horas a un taxista chalado encargado de llevar a los clientes más estrafalarios que se puedan imaginar. Por eso mismo es una pena que…