Los fetiches japoneses son tan rarunos como variopintos, en este caso nos llega la noticia sobre un establecimiento que se podría definir como un  “Salón de oler colegialas”. El caso es que su dueño y uno de los dependientes han terminado en la cárcel ¿El…