Pac-Man no es el único al que le apasiona zampar puntos blancos. Tampoco es el único que corre por un laberinto, huyendo de malvados enemigos. Había una vez, un pequeño dragón verde cuyas principales aficiones residían en comer pequeños puntitos y en perderse en laberintos….