En el mercado de Agrabah, todos se fijan en él. Los guardias se empeñan en apuñalarle. Los elefantes se divierten lanzándole vasijas desde las ventanas. Las ascuas en el suelo le queman los pies. Por suerte, existen las manzanas y el sable. Las frutas sirven…