Cada vez que sale un juego nuevo de Dragon Ball, Akira Toriyama celebra un aquelarre en el Monte Fuji mientras lanza monedas de 25 yenes a los gaijins que pasan por la zona al grito de: «Soy asquerosamente rico gracias a vosotros, frikis». Y es que…