Saber vender un videojuego es, hoy en día, tan importante como el juego en sí. Si es una obra de arte y cuenta con un mal nombre y una mala promoción, no hay nada que hacer. En cambio, si consigue llegar a un buen número…