Podemos sentirnos afortunados porque, hoy en día, todos los juegos permiten abandonar la partida sin necesidad de apagar la consola o el ordenador (y pobre del que no lo permita). Pero hubo una vez, en un tiempo muy muy lejano, en que, en caso de…