Todo aquel que conoce al que escribe estas líneas sabe que soy un ferviente admirador de Lovecraft y todo lo parido por su retorcida mente, aberraciones tentaculares incluidas. Por eso mismo es para mi un placer ver como poco a poco la temática lovecraftiana vuelve…