Desde los orígenes de nuestra especie, la raza humana ha levantado la cabeza y observado el firmamento preguntándose: ¿Qué habrá ahí arriba? A medida que avanzamos en intelecto y capacidades técnicas dejamos de preguntarnos y empezamos a estudiarlo, a mandar sondas que recopilasen información e incluso personas,…