La semana pasada, Wally casi llegó tarde al trabajo. ¡Menos mal que consiguió arreglar el despertador a tiempo entre sueños! No le despidieron, por lo que puede seguir con sus funciones de constructor y personal de mantenimiento. Parece disfrutar de su trabajo, a pesar de…