En 1982, un joven jardinero demostró al mundo entero lo bien que se le daba cuidar de su jardín. Tenía cuatro flores y todas ellas una sonrisa de pétalo a pétalo. Eso sí, si una pequeña araña se paraba sobre una, ésta se marchitaría para…