Frío, hambre o cansancio mental y físico, llevadas hasta el extremo, son algunas de las sensaciones que puede experimentar un alpinista en su misión por llegar a la cima más alta. Lo que seguro que casi ninguno lleva a cabo son los martillazos a focas…