Bastan un par de segundos escuchando una melodía retro para sentir una inmensa oleada de nostalgia. ¿Pero realmente en su momento fueron tan buenas esas combinaciones de notas musicales? ¿Nos hacían subir o bajar el volumen de la consola? Tal vez, el placer de volver…