En Japón el primer y el segundo día del año son muy especiales, se ponen sus mejores trajes y acuden al templo para la primera visita del año. Pero no solo los japoneses humanos tienen derecho a ponerse sus mejores galas, pues cada vez es más habitual que gatos…