Kowloon fue un territorio diminuto que no quería ni el Tato y en el que, por lo tanto, no imperaba la ley. Allí lo que reinaban eran los fumaderos de opio, los traficantes de cocaína, los dentistas ilegales, el juego, los puestos de comida en los…