El salón no podía ser más acogedor. La enorme chimenea preside la sala y ya se sabe: no hay nada como sentarse frente a ella en pleno mes de diciembre. A su izquierda, se encuentran una enorme cocina y unas escaleras para ascender al piso…