El hada mensajera se acercó sigilosamente a la cama del niño, pero no lo suficiente como para no despertarle. – Hola, Nemo. He venido a invitarte a Slumberland. – ¿Qué? -gritó el joven. – La princesa te ha elegido para ser su compañero de juegos…