Hay cosas incuestionables en este vida. De todos es sabido que hay una criatura en el cajón del armario, que descoloca todo a su antojo. Lógicamente, una siempre sabe dónde ha colocado esa camiseta en medio de tanta ropa. También tenemos al duendecillo del interior…