¿Una historia larga, pero sencilla? ¿O una apuesta corta y de gran dificultad? La primera opción tal vez sea más apropiada para juegos muy esperados, de una gran calidad gráfica o que nos han costado un ojo de la cara. La segunda, quizás encaje mejor…