Minecraft no entiende de fronteras o  plataformas, triunfa allá donde va. Eso es lo que pensaron en Microsoft al ponerlo a la venta en su consola de sobremesa. ¿Resultado?: éxito absoluto. Por supuesto, Sony no se iba a quedar atrás, sacando su versión para PlayStation…