Hasta hace unos años Ridge Racer era indiscutiblemente mi saga racer favorita, siendo la única en el mercado en seguir fiel a su jugabilidad nipona arcade.  Todo se truncó con la llegada de Ridge Racer Unbounded, un BurnOut con nombre de Ridge Racer, y sobre todo…