Imaginemos que somos los responsables de un banco. Es nuestra tarea contratar trabajadores con los que captar a un buen número de clientes (sobre todo si tienen dinero) y a expertos, capaces de transformar sus ahorros en un pequeño beneficio para ellos, a modo de…