Personalmente tengo que declararme totalmente contraria a esta nueva moda de los selfie, y al peor invento (con diferencia) que le ha seguido: el palo de selfie. Ese artilugio inventado pensado para que las fotos más cutres que la historia haya podido presenciar resulten un poco menos…