No es que una tenga nada en contra de Snoopy, ni de cerca. Tras pasar media infancia jugando a Snoopy’s Magic Show y con un cajón repleto de pijamas con su cara, queda demostrado que cierto cariño hacia el perrete hay. Pero no se puede negar…