¡120 niveles! ¿Cómo puede un juego protagonizado por Snoopy (con todos los respetos hacia el perrito) tener tantos niveles, todos con la misma mecánica y el mismo objetivo y no resultar monótono? Es más, ¿cómo puedo convertirse Snoopy’s Magic Show en un juego más adicto…