Si nos ponemos filosóficos, podríamos considerar la muerte del protagonista como el verdadero sentido de un videojuego. Por más que ponga de mal humor perder una vida y comenzar unos metros más atrás, o en su defecto al inicio de la aventura, una historia no…