Hoy volvemos a traer otro ejemplo de que una nefasta película puede dar lugar a fantásticos videojuegos. Seguimos en esa galaxia tan, tan lejana para demostrar una vez más que es posible hacer buenos juegos basados en películas. Y si ya hablamos juegos buenos basados…