Cuando pensamos en los entrenamientos de los luchadores de sumo seguro que a todos nos vienen a la mente los enormes cuerpos de estos deportistas, que rozan la divinidad en la cultura japonesa, sudorosos sobre el ring. Cómo mucho nos podremos imaginar los enormes platazos…