Enamorar a una princesa no parece una tarea sencilla, por lo que ver como un ser maligno la secuestra justo en el momento en que la chica se dispone a besar a su caballero tiene que poner de muy mal humor. Si no fuera así,…