Un buen día, las soleadas calles de China Town comenzaron a disfrutar de la compañía de una niña calva con vestido un niño con estética budista. Era tan bueno el día que hasta las mariposas volaban a su alrededor y las flores sonreían a su…