Un tenebroso castillo. Un malvado propietario con sus inventos. Un secuestro. Estos tres elementos han funcionado a las mil maravillas en distintos juegos desde la década de los ochenta, a pesar de no ir acompañados de la originalidad. ¿La solución? Volver a recurrir a todos…