Es habitual que los protagonistas de los juegos cambien desde el título original hasta su secuela. Sobre todo, si han pasado suficientes años como para aprovechar la mejora gráfica. Pueden haber cogido músculo o haber cambiado de peinado o de atuendo. ¿Pero cómo se explica…