THQ parece no levantar cabeza. Tras un año muy negro en el que la recesión actual está afectando de mala manera a la compañía norteamericana, ahora hay que sumarle un nuevo problema: el no haber dotado de información precisa a sus inversores acerca del fracaso…