Vampire: The Masquerade Bloodlines es un juego que hizo escuela. Pese a sus irritantes bugs, sentó la base del rol occidental en muchos aspectos, adaptando el famoso juego de rol a los videojuegos de una forma sublime. Todo un ejemplo de cómo contar una historia…