Uno de los mayores inconvenientes de convertirse en adulto es no poder disfrutar, de lo lindo, de los clásicos aplasta-topos en los recreativos. Siempre podemos acercarnos a un niño de la zona, y fingir que es nuestro hijo. “¡Ay que ver lo rápido que te…