El orondo experto en artes marciales se convierte en personaje de videojuego. Seguro que los más talluditos hubierais dado lo que fuera por encarnar a Steven Seagal en un videojuego, allá por los años noventa. Un buen juego de acción 2D, ostias por aquí, tortazos…